Café Capuchino 

A primera hora de la mañana, con el desayuno, después de comer haciendo sobremesa en compañía, o justo antes de acostarte, para endulzar la noche. Cualquier momento es bueno para tomar un café capuchino, bebida que se ha convertido en los últimos años en una de las más populares y cosmopolitas, además de, por supuesto, estar deliciosa. 

Aunque no todos saben todo los secretos que esconde, sus inicios, la receta que es considerada como tradicional con sus ingredientes inamovibles y las variaciones de esta que algunos osados se atreven a hacer. 

cafe capuchino libro
Café capuchino

Historia del café capuchino

El origen de esta deliciosa bebida se remonta a hace apenas un siglo y medio, concretamente en 1863. Bastante reciente si pensamos que el café original se remonta al siglo XIII. 

En pleno enfrentamiento entre austriacos y turcos, un monje llamado Marco d´Aviano acudió a Viena con un objetivo claro designado por el mismísimo Papa: hacer que cristianos y otomanos se unieran y dieran fin a la cruenta batalla. 

Después de la victoria vienesa, el hombre encontró varios sacos con granos de café abandonados, los cuales decidió llevar al monasterio, donde preparó una bebida caliente a la que, para suavizar el amargo sabor, añadió leche, crema y miel. 

El resultado era un líquido con un tono similar al ropaje que lucían los monjes capuchinos, por lo que decidió usar el nombre de estos para referirse a la recién ideada bebida. 

Propiedades

Si bien es cierto que el sabor es la principal virtud de esta receta, siendo válida por ello para los más golosos que no suelen tolerar el fuerte sabor de un espresso solo, debemos recordar las no pocas virtudes que puede conllevar. 

Entre todas ellas, destaca la consabida fuente de energía que puede ayudarnos a pegarnos un buen madrugón sin rechistar o mantenernos despiertos y en alerta. 

También aporta algunos beneficios menos conocidos, como lo son el hecho de que nos ayuda a quemar grasa, nos ayuda a reducir el riesgo de padecer diabetes o actuar como protección contra la cirrosis en el hígado. 

Incluso, algunos estudios recientes especulan con la posibilidad de ayudarnos a combatir la depresión

Receta tradicional para preparar un capuchino

Se ha especulado mucho y existen mil versiones diferentes de cómo hacer un café capuchino, pero para poder entender a la perfección la bebida, debemos primero retrotraernos a su origen, cuando años después de la creación arriba mencionada, empezó a popularizarse por italia, donde alcanzó su apogeo a mediados de siglo XX. 

Café Capuchino en taza

Ingredientes

  • Una taza de expreso. 
  • Una taza de leche. 
  • Media taza de nata. 
  • Azúcar. 

Elaboración

  1. Lo primero de todo, es preparar el expreso, el cual puede ser frío o caliente, siendo la segunda opción la más popular. A este, añadimos (si así lo deseamos) el azúcar al gusto. 
  2. Posteriormente, añadimos la leche, a la cual podemos introducir vapor a presión, para darle una textura cremosa y volumen, en el caso de que tengamos un artilugio válido para ello.  
  3. Por último, añadimos la nata, la cual nos dará, junto a la textura de la leche, la principal diferencia entre un capuchino y café con leche

Variaciones más populares del café capuchino

A esta receta básica, se le pueden añadir prácticamente una infinidad de variantes en las que el único límite parece estar en la mente del creador, aquí tienes algunas de las más populares. 

Con chocolate

Suele ser la variación más popular, y consiste simplemente en añadir por encima de la nata unas virutas o un poquito de chocolate en polvo

Con miel

Si seguimos la receta tradicional del monje, unas gotitas de miel pueden aportar un toque original y de lo más saludable.  

Con canela

¿Espolvorear un poquito de canela por encima? Es un clásico, pero ten por seguro que no fallarás. 

Vainilla

Algo similar ocurre si añadimos a la base unas gotitas de vainilla, lo que nos dejará un sabor en el paladar difícil de olvidar. 

Frappé

También llamado frappuccino, consiste en tomarlo helado, con los ingredientes en frío o añadiendo unos cubitos de hielo. Muy popular en Grecia y Chipre, e ideal sobre todo para los meses de calor

Arte en la taza

De un tiempo a esta parte hemos visto como se ha puesto de moda lo de hacer dibujitos en la nata de esta bebida. Dando lugar a verdaderas obras de arte. Una idea genial para sorprender a los clientes de una cafetería o restaurante… o a tu nuevo invitado en casa. 


Como has podido comprobar, el café capuchino es relativamente reciente y con una curiosa historia detrás, lo que no quita que sea una de las bebidas más deliciosas, con no pocas bondades, que uno pueda llevarse a la boca, solo o en compañía, en casa o en una cafetería de moda, y a cualquier hora del día. Cuya receta base, da juego además para mil y una variantes con las que sorprender.