Café Libérica

Café procedente del país africano de Liberia que tiene su principal mercado en algunas regiones de la propia África y en Escandinavia.

Se considera un café de baja calidad en taza debido a la gran altura de los árboles que los producen, por lo que sus granos suelen ser recogidos cuando han caído al suelo y se han estropeado.

Los defectos del café Libérica se intentan disimular con un grado de tostión alta, dando como resultado una bebida muy amarga.

Entre las características del café Libérica destacan sus notas ahumadas, su sabor audaz y unos aromas muy característicos a especia de canela.

Entre las variedades de este café destacan los cafés Barako y Excelsa.

Variedades de café Libérica

Variedad de café Barako

Variedad de café Libérica que se cultiva en las Islas Filipinas.

Su sabor se encuentra entre los más amargos de entre los Libérica y presenta unos aromas picantes con cierta similitud al anís.

Un café sorprendente para personas poco habituadas a su consumo pero que tienen muchos seguidores entre las que gustan de sabores fuertes.

Variedad de café Excelsa

Durante muchos años el Excelsa fue considerado un tipo de café único, aunque en la actualidad está catalogado como un variedad del Libérica.

Su descubrimiento tuvo lugar en el estado africano de Chad, en el año 1905, y hoy en día es cultivado en el sudeste asiático, una región geográfica donde el café tiene aún más popularidad que en Occidente. 

Sus frutos son de menor tamaño y calidad que los Libérica más tradicionales, aunque también son muy resistentes a las enfermedades, plagas y sequías. En taza se caracteriza por un cuerpo afrutado y ácido y por sus notas ahumadas. Es un café sorprendente para muchos catadores expertos porque se puede diferenciar en una misma taza notas de tueste oscuro y claro al mismo tiempo.